Ruido en Oficinas Compartidas – Ergonomía y Rendimiento Laboral

Ruido en Oficinas Compartidas

Ruido en Oficinas Compartidas – Ergonomía y Rendimiento Laboral

España, el 34,8 % de los trabajadores indica que en su puesto de trabajo existe un ruido molesto, elevado o muy elevado y un 2% de los trabajadores afirma que en su puesto de trabajo el ruido es de un nivel tan elevado que no es posible oír al compañero que está a 3 m. Desde 1999 los porcentajes han ido aumentando. Los obreros industriales y los Mecánicos y empleados de taller son quienes más frecuentemente soportan exposiciones a valores de ruido elevados y muy elevados, 39% y 31%, respectivamente. Pero centrémonos en las Oficinas Compartidas.

El REAL DECRETO 286/2006, de 10 de marzo,  regula sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al ruido. Este RD determina unos niveles de exposición diario equivalente que dan lugar a una acción cuando se superan los 80 dB(A), nivel de ruido directamente relacionados con daños auditivo. 

Cuando hablamos de oficinas compartidas hablamos de niveles de ruido inferiores a los límites, considerados dañinos para la audición, que marca el Real Decreto anteriormente mencionado. Sin embargo, suponen un problema en el desempeño laboral. Para estas situaciones de disconfort acústico debemos seguir la Guía Técnica sobre los ASPECTOS ERGONÓMICOS DEL RUIDO  y la normativa técnica que la desarrolla . En ella, según diferentes métodos de medición utilizados para realizar evaluaciones de riesgos en Oficinas Compartidas, todas coinciden en que el nivel de dB(A) en una oficina debe ser menor de 55 dB(A) para un desempeño laboral óptimo. No existen niveles normativos obligatorios de confort acústico, existen recomendaciones al respecto:

  1. Guía de Técnica del RD 488/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud en el uso de pantallas con visualización de datos establece que “para tareas difíciles y complejas el nivel sonoro continuo equivalente, LAeq que soporte el usuario, no debería exceder los 55 dB(A).
  2. La Norma Básica de Edificación-88:NBE-CA-88 dB(A)
    • Despacho profesional 40dBA
    • Oficinas 45dBA

A grandes rasgos, los métodos de evaluación del confort acústico se clasifican en métodos basados en los niveles de presión sonora en las distintas frecuencias del espectro (curvas NR, PNC, RC Mark II, etc.) y métodos que analizan el confort en la comunicación (nivel de interferencia verbal, evaluación de la inteligibilidad).

Mientras que los costes directos por compensaciones al trabajador pueden ser identificados (en Alemania estos costes ascienden a 190 millones de €/año), los costes indirectos que genera el ruido entendido como disconfort acústico son difíciles de valorar. Según el Better Hearing Institute, las pérdidas económicas en USA, debidas a la pérdida de productividad, educación especial y cuidados médicos como consecuencia de una pérdida de audición ascienden a 56 billones $/año, 216$/persona/año

El ruido interfieren en el rendimiento laboral de manera directa. También incrementa la probabilidad de cometer errores e incrementa la duración de las tareas a realizar,  interferencias en la comunicación, estrés e irascibilidad, aumento del ritmo cardíaco y respiratorio, reducción de la actividad cerebral, disminución de la actividad de aparato digestivo, cansancio, interferencias e el sueño y alteraciones en el comportamiento entre otros.

Uno de los principales motivos del disconfort en oficinas son las conversaciones de nuestros propios compañeros. Para moderar el nivel de las conversaciones NOISENSE es una buena solución ya que este dispositivo innovador avisa cuándo se está superando el nivel de ruido recomendado para el lugar de trabajo. Un buen acondicionamiento y/o aislamiento de las oficinas mejora la acústica del lugar de trabajo. Todo ello influye en el bienestar general de los trabajadores y directamente mejora la productividad y la cuenta de resultados y en la imagen pública de la empresa.

NOISMART te ayudará a que tu oficina sea un espacio acústicamente más saludable.

No hay comentarios

Publica un Comentario