CÓMO USAR NOISENSE EN EDUCACIÓN I: NOISENSE BÁSICO

Noisense neurgailua

CÓMO USAR NOISENSE EN EDUCACIÓN I: NOISENSE BÁSICO

Con la ayuda de este post, podréis entender mejor de qué manera utilizar el dispositivo NOISENSE BÁSICO en Educación y qué objetivos y resultados podemos lograr con su uso.

El dispositivo NOISENSE mide el ruido de manera constante y muestra el nivel de ruido en decibelios (dBA) en el ambiente. Según suben y bajan los decibelios (dBA), las luces LED de la pantalla suben y bajan. Los colores de los LED son los mismos que los de un semáforo, es decir, según sube el ruido y nos acercamos al máximo, pasamos del color verde a ámbar y después al rojo. 

El dispositivo nos da la opción de programar el nivel máximo o umbral dependiendo del espacio, momento o actividad que se está llevando a cabo. Es decir, el umbral para una clase que requiere concentración será diferente al umbral del comedor escolar, o cuando se trata de una clase en la que se trabaja en grupo.

Se trata de un sonógrafo, es decir, mide y avisa mediante una señal visual – en forma de exclamación en la pantalla de LEDs – y sonora – dice “silencio por favor” en 9 idiomas – que hay más ruido del que debería haber. El objetivo es lograr un espacio acústicamente saludable. El dispositivo sirve para hacernos conscientes de que estamos hablando demasiado alto (molestando o contaminando) y que debemos moderar la voz.

También indica las veces que se ha superado la alarma a través del “contador de veces en rojo”, así como el equivalente o media de ruido que ha habido.

Actividad:

  • Estudiar el nivel de ruido en que vivimos, los dBA. Observamos el nivel de ruido que soportamos en diferentes momentos y situaciones, mientras estudiamos los niveles perjudiciales y beneficiosos para la salud y el medio ambiente. Sabremos si estamos dentro de los umbrales que nos dice la LEY, la OMS sobre ruido nocturno o la Agencia Europea de Medioambiente sobre niveles de ruido día/noche, o los niveles que marcan las ordenanzas municipales; también podemos analizar el ruido desde una perspectiva más física y matemática (Herzios, decibelios, sonido, reverberación, gráfico exponencial vs lineal, etc. ); o desde una perspectiva ética y social (convivencia, respeto), etc.
  • Llevar a cabo acciones que ayuden a disminuir el ruido basándonos el “contador de veces en rojo”. Una vez llevamos a cabo el plan establecido para disminuir el ruido, cuando la alarma comience a saltar menos veces significará que nos estamos habituando a ser más silenciosos. Nuestra sugerencia es hacer partícipe al alumnado en todas las decisiones. Formar al alumnado en relación al ruido y el sonido y los beneficios que aportan la tranquilidad , el respeto y el silencio. El alumnado debe ser quien analice la situación en relación al ruido en el centro y decida las acciones a tomar para lograr disminuirlo, es decir, elabore una plan estratégico para lograr disminuir el ruido con la ayuda del profesorado.

Resultado: Mayor rendimiento de los alumnos y profesores, mayor eficiencia educativa, centros educativos más silenciosos y alumnado sensible al ruido como contaminante, perjudicial para la salud y la convivencia.

Ofrecemos NOISENSE como una inversión pedagógica y un activo para la Salud.

No hay comentarios

Publica un Comentario